Hacia una subcultura otaku de libre acceso

Un otaku se define como tal a través del consumo de manga y anime, materiales provenientes de Japón. Cabe destacar que Japón utiliza dichos materiales como una forma de dar a conocer su cultura, pues a través de ellos narran historias sobre sus tradiciones, mitos y valores, pero haciendo enfasis en los estilos de vida anteriores y actuales, de está manera Japón comercializa su cultura. El consumo del manga y anime aporta año con año importantes cifras al PIB de dicho país, por lo que se han creado estrategias que permiten impulsar aún mas el consumo de dichos materiales.
Entre las estrategias está el libre acceso de sus materiales a través del internet, pues existen miles de paginas que se encargan de escanear, traducir, editar y subir mangas y animes con el objetivo de que más jóvenes tenga acceso a los titulos más recientes; ello no es considerado como pirateria, puesto que el pueblo Nipón ha proporcionado la licencia para que dichas paginas subsistan e incluso se vendan, ello por que la venta de estos productos ayuda a que cada día más jovenes conozcan lo que es el anime y el manga, pero además por que el consumo de estos suele generar un fuerte deseo por conocer estas tierras.

Si bien los productos estan al alcance de todos, no ocurre lo mismo con las practicas de grupo otaku. Año con año se realizan 4 convenciones o expos, donde el objetivo es reunir al grupo otaku de Yucatán en un espacio en el cual puedan expresarse de forma libre y entretenerse realizando sus actividades favoritas. Hace diez años cuando estos eventos iniciaron la entrada tenía un costo de $20, costo que con el paso del tiempo y el aumento de la pobación otaku ha llegado a la cifra de $75, ello por que en la actualidad dichos eventos se hacen con fines comerciales, más que por el gusto de brindarle un espacio a dicho grupo. Otro aspecto importante es que el gobierno del Estado en colaboración con el INJUVE realizó durante el año 2004 tres eventos gratuitos con la misma temática, aunque obviamente el cupo era limitado por cuestiones de espacio, ello no afecto la calidad ni organización del evento. A pesar de que las convenciones gratuitas no volvieron a realizarse, el Estado realiza cada año en el mes de agosto el»ciclo de anime» el cual consiste en la exhibicion de películas de anime durante todos los dias de ese mes, en el centro cultural Olimpo, ello demuesta que el Estado tiene en cuenta al grupo otaku e intenta incluirlos en las prácticas culturales a través de esta acción.

A través de los ciclos de anime no sólo se incluye a los otakus, puesto que la promoción del evento es públicada en diferentes medios de comunicación y dado que se trata de eventos gratuitas pues son de libre acceso, por lo que cualquier persona que este interesada en el tema o sienta curiosidad por el puede asistir sin ningun problema.
Por ello me pregunto ¿no seria perfecto que las personas ajenas al grupo otaku pudieran tener el mismo acceso a las convenciones?, por otro lado ¿no seria buena idea que se realizaran otra clase de eventos relacionados con el grupo otaku?.
Desde hace un tiempo había pensado que seria excelente regresar a esos tiempos cuando las convenciones eran gratuitas y de libre acceso, pues así los otakus podrian asistir siempre que quisieran, los curiosos podrian «accesar» a este mundo sin ningun costo y sobre todo se le quitaria la «etiqueta» de negocio a estos espacios de recreación otaku. Si bien las expos gratuitas no se pueden llevar a cabo por falta de presupuesto o falta de patrocinadores, ¿por que limitarnos a la necesidad de un espacio / local cerrado?, ¿Por que no ir más allá?, mi propuesta es trasladar las expos de anime a la estructura de un tianguis, pues cada semana se realizan tianguis en los parques de las colonias que permiten la recreación de los vecinos del lugar. Al hacerce en un sitio publico y al aire libre no hay problemas de espacio ni de tarifas, los expositores pueden llevar sus productos y colocarlos en una mesa y listo, la promoción del evento puede ser a través de los medios digitales donde la mayoria de la comunidad otaku suele circular, de igual forma podran asistir personas que no pertenezcan a dicho grupo, ya sea que acudan intencionalmente o que pasen por el lugar y decidan mirar.
El objetivo no es solo dar a conocer los productos que los otakus adquieren, si no dar a conocer al grupo en general, sus actividades, sus estilos de vida, pero sobre todo «el tianguis» es una forma de accesar a un «mundo diferente» a otras practicas sin tener que pagar por ello y en el caso de los otakus es una manera de entretenerse, de compartir con los suyos, sin que ello se convierta en una transacción.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s